Personajes de Un pavo rosa: Carmen

Hablemos de ese personaje al que todavía no se le ha visto mucho el pelo, pero que es posible que tenga un rol más importante en el futuro. O de “Diana, pero qué mal tratas a la única representante del colectivo LGBT (aparte de las protas, claro)”. Con vosotros…

Nya de la Rubia es demasiado mayor para ser Carmen, pero os da una idea de en lo que se puede convertir en un futuro. Y… sí, a mí también me gusta, desde luego.

Carmen Jiménez García, o Carmen

  • Fecha de nacimiento: 20 de octubre de 1981
  • Lugar de nacimiento: Alcalá de Henares
  • Altura: 1,64 m
  • Pelo: Negro (largo, muy largo)
  • Ojos: Negros
  • Otras características: Suele llevar faldas y abrigos demasiado grandes
  • Bar favorito: El Seis Son Seis
  • Palabras más usadas: ¡Anda!, ¡hala!, por ti, qué es eso, sentimiento, amor
  • Orientación sexual: Lesbiana
  • Fetiche inescapable: ?
  • Miedos: Que la abandonen, que la tomen por tonta
  • Hermanos: Natalia Jiménez (mayor), Richard Jiménez (mayor), Manuel Jiménez (menor)

NOTA: LA FICHA DE ESTE PERSONAJE SE ACTUALIZARÁ CON EL ACTO II.

Carmen es un personaje que me rondaba por la cabeza desde antes incluso de ponerme a escribir Un pavo rosa. Tiene las mismas cualidades que una de las primeras amantes que tuve, al menos en apariencia: esa entrega absoluta, esa especie de bondad innata, esa extraña inocencia apenas cuarteada pese a las circunstancias. Frente a la violencia que exudan todos sus hermanos, a Carmen no le gusta hacer daño a nadie. En el primer libro es poco más que una sombra que esquiva golpes y se queja débilmente de este tratamiento.

Aunque sus familiares le hagan daño a menudo, Carmen exonera a sus hermanos de casi todos los males. Para sorpresa de otros personajes, en su cabeza siempre habrá una disculpa vaga y alguna excusa (desde “en realidad no quieren hacerlo” hasta “bueno, pero lo hacen porque me lo merezco”).

En general, Carmen tiende a pensar a la vez bien y mal de mucha gente. Bien, porque es un personaje que genuinamente no es vengativo, al contrario que Nick y Álex, y cree que todo el mundo se merece otra oportunidad. Mal, porque como muchas personas que sufren abuso, ha aprendido a esperar que lo normal es que cualquier persona se porte mal con ella y a desconfiar si no es eso lo que obtiene.

Carmen quiere ser peluquera, pero tiene una idea muy vaga acerca de su futuro. De momento se contenta con ir poco al instituto y vivir por y para el amor y su familia. Cabe pensar que el comportamiento de la mayoría de sus hermanos en casa con ella no es el mismo que cuando están con otras personas. En particular, es posible que su hermana Natalia o incluso Richi la hayan protegido en varias ocasiones.

Aunque no es un personaje astuto o planificador, hay un aspecto al que no está dispuesta a renunciar: vivir como realmente siente. Con catorce años comenzó a salir con chicas y piensa continuar haciéndolo al margen de todas las consecuencias. En el seno de su familia y en la rancia Alcalá de los 90, esto no deja de ser un desafío en toda regla, su propia forma de rebeldía, aunque la propia Carmen se sentiría muy confusa de que alguien pudiera considerarla una rebelde.

En ocasiones me he preguntado si Carmen (tan joven, sin tapadera y tan segura de lo suyo) es creíble en su entorno, porque aunque he conocido chicas de un origen similar que eran calladas de día y las reinas de la fiesta por la noche, es cierto que no tenían TODOS los elementos en contra. Pero hay casos, y el relato de varias chicas gitanas y lesbianas ha venido a confirmarme las muchas habas que se cuecen en entornos que normalmente no asociamos con eso en absoluto.

Datos curiosos:

  • Con Carmen me he tenido que enfrentar a partes de mi propia homofobia, porque en algunos aspectos también retrata los comportamientos de varias personas con las que yo salía por Chueca. Comenzando por su uso de drogas casi ridículas y terminando por… en fin, la conoceréis mejor en el segundo libro.
  • Soy consciente de que Carmen provoca y provocará sentimientos ambivalentes. Lo considero algo positivo, al igual que con Nick.
  • Alguien, en algún momento, se enamorará de ella MUCHO.
Facebooktwittergoogle_pluslinkedintumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *