Personajes de Un pavo rosa: Nick

Seguimos con las entradas sobre personajes de Un pavo rosa con su otra protagonista, y me temo que esta la vais a disfrutar. Con ustedes, con todos, con picardía, con descaro, con… con… ¿me estáis mirando ya? ¿Aún no? ¿Por qué?

Esta camiseta la lleva Dulceida y es de The Tripletz Shop. ME ENCANTA.

Verónica Harrington Sánchez, o Nick

  • Fecha de nacimiento: 11 de septiembre de 1981
  • Lugar de nacimiento: Los Ángeles
  • Altura: 1,60 m
  • Pelo: Rubio platino
  • Ojos: Marrones (cuando llora se le ponen verdes)
  • Otras características: Orejas con personalidad, pecas, curvas bien puestas
  • Película favorita: Grease
  • Palabras más usadas: Joder, yo no he sido, hey, cool, no me jodas, bueno
  • Orientación sexual: Bisexual (dice)
  • Fetiche inescapable: Imaginarse a sí misma como en una película
  • Miedos: Ser una inútil, que no la quieran, que le pase algo a su madre
  • Padres: Michael Harrington (soldado, fuerza aérea de EE. UU.) y Gloria Sánchez (administrativa)

Si bien Álex está basada en mí, en Agnes de Fucking Amal y en Kim de Sugar Rush, Nick está basada en varias chicas con las que he tenido relación, en Elin y en Sugar. Obviamente, al ser uno de los personajes protagonistas, también tiene alguna característica mía (porque es casi imposible hacer un protagonista que no nos imite un poco).

Nick es una chica sensible y orgullosa, bastante egoísta (porque el mundo la ha hecho así), impulsiva y con mucha energía. Cuando la creé, quise que fuera un personaje con gran capacidad tanto como para el bien como para el mal. Nick, como un buen soldado, es capaz de hacer grandes cosas por aquello que quiere y de olvidarse de sí misma cuando está en juego algo importante. Pero también es capaz de actuar con total desprecio por los sentimientos de los demás, movida en muchos casos por una envidia o un sentimiento de competitividad que hunde sus raíces en su propia inseguridad. Nick tiene muchas cosas en la cabeza, buenas y malas; pero Álex y Richi estarían de acuerdo (y probablemente sería lo único en lo que ambos estarían de acuerdo) en que en su búsqueda de sí misma es capaz de destrozarte la vida.

A Nick le han dicho tantas veces que no vale para nada que está convencida de ello. Todo su afán histriónico por llamar la atención, por que otros la miren, no es más que una búsqueda compulsiva de cariño y aprobación. En el fondo no cree ser digna de nada parecido, y por eso se sorprende tanto cuando Álex parece quererla y respetarla. ¿Por qué piensa así? Si lo hace, seguro que es porque no la conoce.

Nick solo es capaz de luchar por lo que quiere cuando asume que es digna de ser amada, ya sea por Álex o por su padre el soldado, a quien Nick conoce poco, pero que se imagina como una especie de héroe de guerra y como el opuesto de su madre. La relación entre Nick y su madre, Gloria, está rota casi más allá de cualquier arreglo; son demasiados años de desencuentros. Aun así, duermen juntas y el estado de salud de su madre sigue siendo una de las preocupaciones principales para Nick, quizá porque también son demasiados años “cuidando” de ella.

Como puede imaginarse, en la vida real las Nicks no siempre logran tomar el toro por los cuernos y darse cuenta de dónde radican sus conflictos. Por eso Nick, haga lo que haga, siempre tendrá el impulso de culpar a los demás de SUS problemas (aunque logre contenerlo) y de buscar una salida fácil a los mismos: con dinero, con disculpas no sentidas, con engaños y mentiras. Podrá seguir este impulso o no, pero siempre será parte de ella.

Nick vista por Albaharu.

La delirante imaginación de Nick, que sin embargo se basa en patrones prefabricados (películas que conoce, sobre todo), así como las mentiras que se inventa para darse importancia o salir de un embrollo, las tomé de una amiga que mentía compulsivamente por razones parecidas a las del personaje, hasta el punto en que destrozó nuestra amistad. En estas escenas me identifico bastante con Nuria Armentera, que no cree a Nick, pero la escucha igualmente.

A Nick le gustaría ser el espíritu libre que dice ser, pero a la hora de la verdad, Álex está bastante más cerca de eso que ella. Nick ha encontrado una fortaleza en el hecho de que es sexualmente muy abierta (en teoría, que no en la práctica) y eso le otorga, en su opinión, una ventaja competitiva sobre las otras chicas. Aunque no sea la primera elección de la mayoría de los chicos, al menos puede darles lo que otras chicas no están tan dispuestas a conceder.

Sin embargo, la inserción de las chicas en su propia ecuación la rompe. En general, las mujeres desconciertan a Nick, y Álex más que ninguna otra. Le fascina y le aterra que sea capaz de admitir con tanta naturalidad lo que siente por ella. Esta bipolaridad con lo que Álex es y Nick querría ser es el origen de buena parte de la tensión sexual por parte de Nick. Para perfilarlo me basé (sin vergüenza ninguna) sobre todo en una chica (rubia) con quien tuve una relación muy intensa durante casi un año. Creo que sus interacciones conmigo podrían resumirse en la canción de los Pet Shop Boys:You only tell me you love me when you’re drunk.

No ha sido la única chica de este tipo en mi vida. Indecisas hipersensibles sí que ha habido unas cuantas, pero por mucho que yo tenga la misma inclinación que Álex por las chicas parecidas a Nick (chonis inquietas e imaginativas con potencial para el bien y para el mal), resulta que, sorpresa, estas no suelen interesarse mucho por las intelectuales gafotas que les hablan de cosas que no entienden. Pero sí que han existido momentos locos de ir en moto sin casco con alguien que conducía demasiado rápido, de ser arrastrada a una macrodiscoteca y besada en secreto, y por eso sé que puede ocurrir. No sucedió con la chica de mi adolescencia que en su momento comenté, la portera de los guantes viejos, pero algunos patrones son difíciles de romper.

Datos curiosos:

  • Nick es uno de los personajes que más me hacen reír y me divierte darle grandes chascos.
  • Me encanta escribir las escenas de Keanu Reeves y Brad Pitt en la mente de Nick.
  • Para decidir su apellido, estuve semanas diciendo en alto un montón de posibilidades. Hasta que encontré Harrington. Tenía la sonoridad perfecta.
  • Cuando escribo los diálogos de Nick, me baso en el timbre de voz que recuerdo de la portera rubia. No puedo evitarlo.

Nick en el acto II, vista por Henar Torinos.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedintumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *